El sistema de polinización de las orquídeas resulta ser de los más especializados en el Reino vegetal porque una de sus características es que los granos de polen están contenidos en unas masas o sacos llamados polinios y que al contrario de la mayoría de las plantas es evidente que no pueden ser transportados por el viento (polinización anemófila). 

Para conseguir la polinización las orquídeas pueden usar dos sistemas: por medio de los insectos (polinización entomófila) y la autopolinización, que se da en orquídeas de polen pulverulento, no aglutinado en polinios (Cipridedium calceolus, Cephalantera rubra, L. abortivum), este tipo de polinización se usa como medida de urgencia cuando no lo consiguen por medio de los insectos adecuados, aunque en algunas especies parece una práctica habitual como es el caso de la O. apifera o de la Neotinea maculata; en estas especies se produce una disolución de tejido que provoca la liberación de los sacos polinios, provocando su contacto con el estigma y consecuentemente la fecundación de la flor.

Joomla Templates by Joomla51.com