El ovario

 

Situado detrás de los sépalos y en la parte inferior del gimnostemo, con una entrada viscosa donde está el estigma o estigmas siempre es ínfero y en casi todas las especies está torsionado por su eje en ángulo de 180º y sirve de soporte y unión de la flor al tallo en cuyo punto arranca una bráctea.

Para dificultar la autofecundación y los posibles problemas degenerativos que conlleva, por encima de la superficie estigmática suele existir el rostelo, derivado de un estigma estéril que tiene la función de entorpecer la entrada de los polinios al ovario.

 

El espolón

 

Es un órgano en forma de saco más o menos alargado que contiene néctar para atraer a los insectos. Está situado detrás del labelo, como una prolongación de este y con un orificio situado justo debajo del gimnostemo por donde pueden alimentarse los polinizadores.

En algunos géneros el espolón está atrofiado o no existe. En estos casos el néctar puede estar dispuesto en una concavidad de la base del labelo expresamente destinado para ello o en el mismo gimnostemo.

 

Los órganos subterráneos

 

Excepto dos géneros (Lipain y Malaxis) todas las orquídeas de Europa son consideradas geófitas y sus partes subterráneas se componen de raíces de naturaleza distinta. Las raíces propiamente dichas toman la forma de filamentos cilíndricos no bifurcados, un tallo subterráneo estolonífero o un rizoma de donde saldrán los tallos aéreos o bien de un tipo de raíces tuberizadas con reservas nutritivas que permiten el crecimiento de una nueva planta.

Estos tipos de raíces no pueden ser considerados tubérculos ni tampoco bulbos aunque a veces se utilicen para definir los órganos de reserva.

Estos pseudo tubérculos o grupos de raíces o tallos subterráneos varían según los géneros y pueden tomar la forma: esférica, palmeada, coraliforme, fusiforme, etc.

Joomla Templates by Joomla51.com