Debido a la reproducción tan específica de las orquídeas se hace necesario protegerlas de los agentes medioambientales adversos y conservar las poblaciones existentes en la Región. 

La mayor amenaza para las orquídeas proviene de cualquier factor que implique la desaparición del espacio donde crecen: la alteración y eliminación parcial o definitiva de su hábitat. Así, cualquier tipo de actividad humana o fenómeno natural que suponga la remoción o compactación del sustrato tiene efectos fatales; en este mismo sentido, indudablemente, también tiene nefastas consecuencias la eliminación de la cobertura vegetal, que crea el ambiente óptimo para su desarrollo.

Podemos enumerar las siguientes causas:

  • Construcciones que conllevan la entrada de maquinaria en el terreno para la construcción de canteras, edificios, carreteras¿
  • Cambio en la planificación agrícola que afecta a diversas áreas de los campos murcianos, a los cuáles invaden poco a poco.
  • Incendios, aunque afortunadamente no tiene mucho peso en los últimos años.
  • La erosión del terreno, aunque es un factor secundario.
  • Accesibilidad generalizada que ocupa nuevas carreteras y caminos que destruyen su hábitat.
  • La recolección ocasional por parte de algunas personas.
  • El pisoteo de las mismas en zonas donde abundan, ya sean senderos, caminos¿
  • Pequeñas obras y trabajos urbanísticos menores.
  • Ramoneo, es decir, sirven de alimentos a algunas especies de vertebrados e invertebrados.

 

Por todo ello es imprescindible que creemos una conciencia conservacionista hacia las orquídeas, de manera que las veamos como algo especial a cuidar, algo que se ha estado desarrollando durante miles de años, especializándose para reproducirse con ciertos tipos de insectos, así como con ciertos tipos de hongos, y que es necesario mantener para las generaciones futuras.

Joomla Templates by Joomla51.com