Los experimentos didácticos son realmente interesantes si se realizan con procedimientos científicos, es decir, con un itinerario metodológico adecuado que conduzca a la mente hacia la observación, toma de datos, reflexión, formulación de hipótesis, comprobación de las hipótesis y programación de nuevos experimentos. Algunas plantas contienen esencias o aceites esenciales, que son hidrocarburos inflamables, son líquidos de composición muy diversa. Se dividen en dos grandes grupos: los terpenos y los alcanfores. Al primer grupo pertenecen las esencias del limón y de la naranja. La fórmula de los terpenos es C10 H16.

Material empleado: Un limón, una naranja, un cuchillo, el ¿cuaderno de experimentos¿, una caja de cerillas y una vela de cera. 

Desarrollo: Cortamos un trozo de la corteza de limón y otro de naranja (realizar el experimento de forma simultánea con los dos frutos, para comprobaciones de hipótesis formuladas con anterioridad). Encendemos la vela. Comprimimos (doblando bruscamente) la corteza, con el objetivo de que expulse las esencias, realizando esta operación cerca de la llama. Comprobaremos que los líquidos expulsados se inflaman con cierta violencia (proporcional a la brusquedad de la compresión). Las conclusiones y las actividades derivadas del experimento son múltiples. ¡Ya verás!

Joomla Templates by Joomla51.com