f t g m
Copyright 2018 - © Imágenes de Naturaleza - 2003

Cúmulos globulares

Cúmulos globulares

Cúmulos globulares.

 

Un cúmulo globular es un tipo de cúmulo estelar que consiste en una agrupación de 105 - 106 estrellas viejas (astros de Población II), gravitacionalmente ligadas, con distribución aproximadamente esférica, y que orbita en torno a una galaxia de manera similar a un satélite. Son estas estrellas viejas las que le dan a los cúmulos globulares su típico color dorado, sólo visible por medio de la fotografía en color.
Los cúmulos globulares están generalmente compuestos por cientos de miles de estrellas viejas, de manera parecida al bulbo de una galaxia espiral, pero confinadas en un volumen de sólo unos pocos parsecs cúbicos. Algunos cúmulos globulares (como Omega Centauri en la Vía Láctea y G1 en M31) son extraordinariamente masivos, del orden de varios millones de veces la masa solar. Otros, como M15, tienen núcleos extremadamente masivos, lo que hace sospechar la presencia de agujeros negros en sus centros.
Con unas pocas excepciones notables, cada cúmulo globular parece tener una edad definida. Es decir, todas las estrellas de un cúmulo globular están aproximadamente en la misma etapa de su evolución estelar, sugiriendo así haberse formado al mismo tiempo. Fue el reconocimiento de este hecho, estudiando los diagramas Hertzsprung-Russell de cúmulos globulares, lo que dio lugar a una primera teoría de evolución de las estrellas.
Los cúmulos globulares poseen una densidad estelar muy alta, de manera que existen fuertes interacciones entre sus estrellas componentes y suelen ocurrir colisiones con relativa frecuencia. Algunos tipos exóticos de estrellas, como las azules rezagadas (errantes azules), los púlsares milisegundo y las binarias de poca masa emisoras de rayos X son mucho más frecuentes en los cúmulos globulares.
Los cúmulos globulares son bastante numerosos: hay al menos 150 cúmulos conocidos en la Vía Láctea (y quizá 10 ó 20 más sin descubrir). Galaxias más grandes como la de Andrómeda tienden a tener aún más (Andrómeda contaría con al menos 500). Algunas galaxias elípticas gigantes, como M87, podrían tener hasta 10.000 cúmulos globulares. Los cúmulos orbitan alrededor de la galaxia con un gran radio de 100 kiloparsecs o más.
Se cree que algunos cúmulos globulares se formaron como galaxias orbitantes alrededor de una galaxia mayor, acabando únicamente con su protuberancia central cuando las estrellas externas fueron atraídas por la fuerza gravitacional de la galaxia anfitriona.
Fue a través del estudio de los cúmulos globulares por lo que fue conocida la posición relativa del Sol en la Vía Láctea. Hasta los años 1930 se pensaba que el Sol estaba ubicado cerca del centro de la galaxia porque la distribución estelar observada en la vía láctea parecía uniforme. Sin embargo, la distribución de los cúmulos globulares era fuertemente asimétrica. Asumiendo una distribución más o menos esférica de los cúmulos alrededor del centro galáctico, se podría estimar la posición del Sol con respecto al centro. Estimando además las distancias a los cúmulos, también se pudo calcular la distancia del Sol al centro. Así se pudo esclarecer que la zona de la Vía Láctea observable desde la Tierra sólo representaba una minúscula parte del total de la galaxia, la mayoría de veces oscurecida por polvo y gas.

Fuente Wikipedia.